sábado, 1 de febrero de 2014

4 Bases que determinan tomar o perder una oportunidad.

¿Cómo ves este vaso?


Algunos ven el vaso medio lleno, otros lo ven medio vacío, pero unos pocos, ven una oportunidad, se toman el agua y venden el vaso. 

¿Qué cambia? , ¿qué es lo que hace que algunos se quejen por la falta de oportunidad, y otros inventen la oportunidad ante la misma falta de soluciones?

A continuación presento los que son bajo mi opinión 4 aspectos clave para la toma de oportunidades en un mundo altamente competitivo como el de hoy.

1. Estar alerta, ser protagonista


Ayer en una conversación con algunos amigos de la Universidad,comentábamos sobre las posibilidades que permiten hoy las distintas ingenierías. Uno de ellos hizo el comentario que inspira esta entrada, dijo - "Que extraño que en Chile, no se aproveche la energía mareo-motriz, me gustaría trabajar en esa empresa si existiera"-. 


La energía mareo-motriz es la energía obtenida a partir de la fuerza de las olas del mar, mi país, Chile, es una larga franja de tierra que cubre prácticamente 3/4 de los paralelos de américa del sur, y por lo tanto, tiene costas hacia el océano pacífico a lo largo de un extenso territorio. Si en Chile se utilizara tecnología para aprovechar este tipo de energía de oleaje, estoy seguro se produciría una revolución energética a nivel país. 


Al continuar la conversación, llamó mi atención que en ningún momento hubo luz de motivación (ni siquiera hipotética) para levantar un proyecto que cubriera ese nicho energético, sino más bien se lamentaba que no hubiese "alguna" empresa que tomara el rubro, para así poder trabajar en ello. 


Esta es la primera condición, y quizás la más importante, y es que para tomar una oportunidad, lo primero!!, es estar alerta, querer encontrarla, estar dispuesto a ser el protagonista, ser la solución. 

2. El lugar preciso, ¿dónde apuntas?


Imaginemos que estás buscando novia/o, si te gusta la gente que baile, ¿donde buscas? pues no buscas en una pastelería, ni en una convención de armas de la edad media, buscas en una fiesta o tomas clases de Baile, si te gustan cultas vas a eventos culturales, si te gustan cristianas, pues vas a misa, etc. 

He visto en muchas ocasiones, personas enamoradas de su producto, que jamás han preguntado a alguien si realmente lo necesita. 


Las oportunidades son locales, porque los intereses son locales, debes rodearte de aquellas cosas que te interesan. Los círculos sociales definen tus conversaciones, redes de contacto y percepción de oportunidad. Rodearte de otras personas que compartan tus intereses es fundamental, asiste a un Meet Up, ve a encuentros de tecnología si tu área es tecnológica, ve a eventos de diseño si tu área es estética, rodeate de aquellos que puedan necesitar de ti, de aquello en lo que eres bueno, en algún momento alguien dirá una frase o palabra que te hará tomar sentido, quizás una oportunidad nueva o quizás sumarte a algún proyecto, jamás sabrás que necesidades tiene tu sociedad si te encierras en un taller preguntándote como vender aquel producto que PARA TI es interesante. Recuerda que quien define la calidad de tu idea, no eres tú, es el cliente, así que búscalo, mantente cerca de aquellos que pueden despertar la oportunidad, conoce sus necesidades, que ellos te muestren donde están las oportunidades. 


3. El momento exacto, ni antes ni después. 

Las oportunidades son impredecibles, pueden aparecer y desaparecer en cualquier momento. 
En un taller reciente de emprendimiento, uno de los asistentes nos contaba de cierta caída que tuvo uno de sus proyectos, una idea innovadora del área de inversión. Hicieron bien el trabajo, hicieron bien los estudios, el diseño, la implementación y las ventas, pero el momento fue el equivocado. La crisis subprime del sector inmobiliario del 2007 cambió el mercado y nadie lo vio venir, las finanzas se congelaron y las deudas aumentaban, se vieron obligados a declarar la quiebra. 
Paralelamente, hubo otros que se hicieron ricos durante la misma crisis, algunos pocos alcanzaron a mover sus acciones hacia el rubro minero, el oro se sobreevaluó y hoy poseen enormes fortunas.

Emprender no solo depende de la calidad de tu idea, ni de lo bien que hagas el trabajo, depende también de que te adaptes y adecues al contexto temporal que enfrentas. La paciencia y el autocontrol son fundamentales en la toma de oportunidades. Intenta y reintenta, hasta que aprendas a detectar el momento indicado en que tu idea será mejor valorada.

4. Estar preparado, ser la oportunidad


Si la vida fuese un río, y las oportunidades peces que nadan por ella, estar preparado sería contar con la red o el arpón adecuado. 

Por más que veas la oportunidad, te encuentres en el lugar preciso y en el momento exacto, si tu arpón es de gelatina, el pez se escapará, si tu red tiene agujeros, el pez se escapará, perderás todas y cada una de las oportunidades si no estás preparado para hacerte cargo de ellas. Por esto, te sugiero que no esperes a que todo esté acordado para dar lo mejor de ti. ¿Tienes hoy una idea? dale forma, modela tu plan, aprende inglés, lee constantemente, invierte en ti !!, toma un curso en tu tiempo libre, lee algo interesante en Internet, porque en algún momento la oportunidad aparecerá y si no eres capaz de sostenerla, alguien que se preparaba mientras tú veías televisión, la tomará por ti. 

Hazte valioso para el mercado, SÉ la solución, sé la oportunidad.

¿y tú, estás buscando tu oportunidad? 

 


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Animated Social Gadget - Blogger And Wordpress Tips